frutas-refrigerador

Cinco frutas que no deben faltar en tu nevera

La alimentación balanceada es una fuente de salud prácticamente ilimitada si se combina con el ejercicio físico regular.

Una de las maneras más sencillas de comer adecuadamente es que realices planes de alimentación o menús para que en las visitas al supermercado puedas adquirir todo lo necesario hasta la próxima vez que puedas regresar.

Si no tienes idea de cómo hacer esto, revisa la siguiente guía de comida sana en Nutrición Sin Más que está creada especialmente para principiantes.

Cuando tienes organizado tu menú semanal gozas de muchas ventajas porque no dejarías nada al azar y se reducirían tus riesgos de comidas que solo te satisfacen el hambre pero que en realidad no te nutren, ni aportan nada bueno a tu organismo.

Las frutas y verduras, son unas bombas de nutrientes que te aportan aparte de vitaminas, minerales, mucha energía. Por eso, hoy vas a encontrar aquí una lista de frutas que al tenerlas en tu refrigerador permanentemente y tener la facilidad de acceder a ellas, obviamente disfrutarás de sus beneficios de manera más frecuente.

Guanábana:

tener una en el refrigerador por semana se puede decir que es suficiente para disfrutar de sus propiedades moderadamente.

Además toda ella se puede usar en diferentes maneras, desde su piel, la corteza de la planta, la semilla y el fruto en sí.

La guanábana tiene tantas propiedades que sería una irresponsabilidad no aprovecharlas. Su pulpa contiene vitaminas A, varias de grupo B y C, además si consumes su jugo este funciona como diurético, todo esto acompañado de sales minerales, potasio, hierro, calcio y mucho más.

Naranja:

este cítrico es una adición excelente a tu despensa porque su gran versatilidad la hace apta para consumirla sola o en zumos, infusiones, ensaladas, postres, y hasta en estofados.

Estas esferas de fuerte aroma son una fuente de vitamina C por excelencia, lo que nos ayudará a prevenir gripes y resfriados.

Proveniente del continente asiático, al consumir una naranja estás otorgándole a tu cuerpo energía, vitaminas A, B1, B2 y B9, antioxidantes, minerales y fortaleces tu sistema inmune. Todo a la vez. Además, contiene mucha agua y nada de grasas saturadas. Estrellita dorada para las naranjas.

También puedes leer: Cinco razones para incluir al pescado en tu dieta

Frutos rojos (el que prefieras):

los frutos rojos incluyen una gran cantidad de variedades, fresas, frambuesas, ciruelas, arándanos, moras y cada uno de sus propios tipos. Todos ellos cuentan con una gran cantidad de propiedades beneficiosas para el cuerpo. Puedes elegir la que se cultive mejor en tu zona para que la obtengas a buen precio o las que prefieras por su sabor.

Los puedes comer solos como snacks saludables o incluirlas en tus comidas de distintas maneras. Una buena manera de consumirlos es en postres o batidos.

También puedes congelarlos, luego licuarlos, endulzarlos con un poco de miel, edulcorante y después, si quieres le puedes agregar yogurt griego.

Al consumir estas frutas obtienes antioxidantes, vitaminas, minerales, ayudas a tu sistema digestivo a funcionar mejor, equilibras tus niveles de colesterol en sangre, te desintoxicas, entre muchas cosas más.

Sandía:

con un alto contenido de agua, esta deliciosa fruta es ideal para refrescarte en los calurosos días de verano. No necesita preparación para consumirse y aporta una gran cantidad de beneficios al organismo.

Si vas a salir a trotar o vas a la playa, esta fruta es la compañía perfecta para devolverle energía a tu cuerpo sin sacrificar la imagen porque es un alimento de calorías negativas. Solo cosas  buenas puedes obtener de ella así que no temas en colocarla en tu lista de compras semanales.

Bananas:

esta fruta también conocida como banana o guineo es excelente si te ejercitas, porque es una fuente de energía por excelencia.

También es una fruta ideal para niños porque no representa ningún riesgo al consumirla por la ausencia de semillas.

También es rica en betacarotenos, fibra, vitaminas y es fuente minerales como el zinc, magnesio, ácido fólico, por supuesto potasio y muchos otros más.

Por supuesto como dije al inicio, el secreto de la buena alimentación es que esta sea muy variada y balanceada. Así que aparte de frutas y verduras debes consumir carbohidratos, mucha agua y proteínas. Si no tienes muy claro la cantidad, mira aquí cuántas proteínas deberías ingerir por día.

No comments yet.

Deja tu comentario