5 ideas para incluir en tus meriendas

Una de las estrategias para mantenernos con un peso y figuras saludables es comer varias veces (unas 5 o 6) al día cantidades moderadas de alimentos que contengan alto valor nutritivo. Esto con el fin de mantenernos satisfechos y con los antojos por ansiedad reducidos al mínimo.

Seguro te ha pasado, te estás alimentando bien y de pronto, a media mañana o algunas horas después de almorzar sientes que tu cuerpo pide a gritos comer algo rico. Tratas de alejar esa idea de tu mente, pero esta solo se intensifica y a pesar de que no tienes hambre, sigues sintiendo esa necesidad de consumir algo.

Pensando objetivamente la ansiedad en sí no es mala. Lo peligroso de ella son sus consecuencias porque cuando ya llevamos tiempo tratando de ignorarla sin éxito, lo siguiente es que nos atiborremos de lo que sea que tengamos a mano especialmente si es dulce o muy grasoso, lo que nos hace consumir unas calorías innecesarias. Por esta razón lo mejor es estar preparados por si ella llega.

Aquí encontrarás una lista de alimentos geniales que no deben faltar en la nevera de tu casa u oficina para que puedas merendar con ellos y no debas sucumbir ante las tentaciones calóricas que puedan cruzarte en tu camino cuando no tienes la preparación necesaria:

  • Mini-hamburguesas: toma un poco de carne molida y mézclala con afrecho en partes iguales. Condiméntalas con lo que más te guste y sal (nada artificial). Ahora forma pequeñas hamburguesas de unos 2 centímetros de diámetro por medio centímetro de alto y móntalas a la parrilla o ásalas de manera común. Estas mini hamburguesas son nutritivas, te dan una sensación de saciedad importante y además se mantienen por todo el día sin necesidad de refrigerarse. A la hora de merendar puedes comer 3 o 4, esto dependerá de tu hambre y tu dieta en general.
  • Granola: a muchas personas la granola no le agrada porque muchas veces esta puede ser muy procesada, pero eso depende de la presentación que compres. Siempre trata de irte por lo más natural y no hagas trampa eligiendo esas granolas que vienen endulzadas o con trozos de chocolate o malvavisco dentro.
  • Batido de frutas: esta es una manera excelente de merendar porque obtienes los beneficios de la fruta y es fácil de llevar a cualquier lugar. Puedes elegir lechosa, melón, guanábana, fresas y endulzarlo con un poco de miel o edulcorante para mantener las calorías bajas.  Si lo prefieres, también puedes merendar solo la fruta. Ten cerca una banana o manzana para la merienda de la mañana o mandarinas y uvas si prefieres merendar en las tardes.
  • Una barra de cereal casera: las puedes hacer tu mismo y las puedes transportar a cualquier parte o mantenerla en la gaveta de tu escritorio hasta que sea la hora de comerla. Toma un tazón y en ella mezcla 1 ½ cucharadas de mantequilla de maní con una taza pequeña del cereal integral de tu preferencia. Ahora coloca papel transparente (film) y extiende la mezcla sobre el de manera uniforme. Después enrolla como si estuvieras haciendo sushi. Déjalo refrigerando una vez enrollado y sin quitarle el papel hasta que la vayas a consumir para que no pierda su forma.
  • Palitos de verduras: corta y envasa trocitos de pepino, zanahorias, jícama y apio España (celery) agrégales un toque de sal y unas gotas de limón. Esta es una opción muy nutritiva y baja en calorías para merendar a cualquier hora del día, ya sea que estés próximo al almuerzo o a la cena.

Todas estas ideas de receta son muy sencillas de hacer y lo mejor es que funcionan para que te mantengas bien alimentado, a un precio accesible y sin tener que hacer esfuerzos sobrenaturales. Además, si estás tratando de perder peso estas meriendas tampoco interferirán porque son bajas en calorías y si no necesitas adelgazar, también funcionan para mantenerte en el peso en el que te encuentras.

Deja tu comentario