La obsesión por perder peso ¿cómo nos afecta?

delgadaDesde hace varias décadas, se ha extendido un pensamiento obsesionado con la delgadez. Este pensamiento se ha creado y reforzado con la complicidad de distintos sectores de la sociedad que promueven la idea de que para alcanzar el éxito y la felicidad es absolutamente necesario estar delgado. Entre los promotores de ésta idea están la industria de los alimentos, que ofrecen productos para perder peso de forma rápida con mínimo esfuerzo, y las industrias de la moda, la estética y la comunicación, que muestran modelos que lucen felices por ser delgadas y exitosas.

La obsesión por perder peso restringe la cantidad, la variedad de los alimentos consumidos, y la frecuencia de alimentarnos, lo que lleva a tener una relación disfuncional con la comida. Cualquier pensamiento obsesivo puede ocasionar múltiples alteraciones en la vida de una persona, y más si se relaciona con la alimentación.

También puedes leer:   El hamburger callejero (chimi)

[box type=»tick» border=»full» icon=»none»] Entre los aspectos afectados están:

  • Psicológico. La obsesión por perder peso genera tanta ansiedad que le impide alcanzar y mantener la concentración en distintas actividades, altera el aprendizaje y la memoria, y dificulta disfrutar los aspectos positivos de la vida. El tiempo y el esfuerzo mental y físico invertidos en pensamiento y conductas para bajar de peso puede ocasionar cansancio, frustración, enojo y desesperanza que puede llevar a la depresión. Además, irritabilidad y agresividad con uno mismo y con los demás.
  • Nutricional. La reducción de las comidas expone al organismo a un déficit de macronutrientes (carbohidratos, proteínas y grasas), y micronutrientes (vitaminas y minerales) que pueden afectar el corazón, el cerebro, los huesos, el páncreas, el hígado, los riñones, los pulmones, la piel y otros órganos. Una deficiencia significativa y prolongada pueden llevar a una delgadez extrema que pondría en riesgo la vida.[/box]
También puedes leer:   Estados Unidos incluirá datos nutricionales en los menús

Recomendaciones:

Si existe una necesidad real para perder peso, porque la salud está en riesgo, es necesario buscar ayuda de un profesional que tenga conocimientos y experiencia en el tema, para que tome en consideración las características individuales de cada persona. Igualmente, en caso de que las ideas obsesivas sean frecuentes y persistentes, es importante consultar con un psicólogo y/o psiquiatra para que evalúe, trate la condición y evite que empeore. NO es recomendado que una persona se trate a sí misma, en caso de haber una alteración psicológica o nutricional, porque habrán elementos que pasará por alto, y porque NO sabrá qué hacer en caso de una crisis.

La importancia de alcanzar y mantener un peso saludable radica en términos funcionales, ya que el peso adecuado ayuda a mantener niveles normales y estables de insulina (azúcar en sangre), presión arterial y colesterol. Por el contrario, un peso significativamente menor o mayor está relacionado de diversas enfermedades, a corto y largo plazo. Un peso saludable se logra asumiendo responsabilidad sobre la propia vida, buscando informaciones adecuadas en fuentes confiables, y manteniendo conductas alimentarias y deportivas como estilo de vida, según los gustos y las necesidades de cada persona.

También puedes leer:   Lo que la comida rápida NO dice

Video recomendado:

Artículos recomendados:

Video recomendado:

Ir arriba