El lunes que nunca llega

comiendo-un-aji - lunesLas ocasiones en las que pautamos “el lunes” para empezar todos nuestros futuros cambios son incontables. Nos permitimos hacer desordenes en nuestra conducta alimentaria y no mover ni un dedo con la promesa de que “el lunes” pondremos todo en orden.

Señalamos “el lunes” como punto de partida para iniciar las dietas, para empezar a hacer ejercicios, para desarrollar nuestros proyectos, y es que para muchos “el lunes inicia todo”; sin embargo, semanas tras semanas vemos como pasan los días, incluyendo el tan codiciado lunes, y lo propuesto nunca se empieza o solo dura dos días.

El lunes se convierte en el día que “nunca llega”, ya que cuando es el momento restamos importancia a lo que horas antes considerábamos primordial, y nuevamente comenzamos a esperar la próxima semana y a repetirnos que “el próximo lunes SÍ vamos a empezar”.

También puedes leer:   La dieta perfecta

[box type=»tick» border=»full» icon=»none»]

Reflexionemos en el hecho de que cualquier día es bueno para iniciar, cualquier momento es ideal para empezar. Siempre posponer iniciar una dieta saludable, ejercicios o cualquier meta que queremos conseguir, es motivo para analizar sobre la importancia que le damos a nuestros objetivos, sobre lo que significa dejar a un lado lo que nos proponemos y sobre los efectos negativos que estamos dejando que influyan en nosotros y en nuestra calidad de vida.

[/box]

Los hábitos saludables en la alimentación NO tienen días ni fechas exactas. Haz que cada día sea “lunes”, regálale a tu cuerpo y a tu organismo la salud que se merece, no esperes un día específico para iniciar. Si ya decidiste ¡Empieza! Y si realmente prefieres esperar “el lunes”, comprométete y haz que realmente “el lunes llegue”.

También puedes leer:   La obsesión por perder peso ¿cómo nos afecta?

Artículos recomendados:

Encuesta:

[poll id=»14″]

Dejar un comentario

Ir arriba