nina-comiendo-sandia

Cuatro trucos para mantener a los niños diabéticos sanos y felices

Una cosa es tener diabetes cuando eres adulto y entiendes más a la perfección la necesidad de controlar el nivel de azúcar en tu sangre, pero, ¿qué pasa cuando eres niño y no comprendes la magnitud de tu condición? Es ahí donde se necesitan ciertos trucos para mantener a los niños felices y sanos.

Planear el futuro, ayudarles a entender la diabetes y enseñarles como explicarle a los demás qué es, y sobretodo empoderarlos de su enfermedad, es parte del secreto para poder manejar la diabetes mejor en niños.

Recuerda que el azúcar es un ingrediente peligroso, pero además engañoso, aquí encontraras cuatro formas en que el azúcar perjudica a la salud y engorda. Pero el peso no lo es todo, en la diabetes, tus hijos deben saber elegir sus alimentos para evitar una subida de azúcar.

Si quieres mantener a tus hijos sanos y felices a pesar de la diabetes, sigue estos trucos:

Muéstrales qué es y como se inyecta la insulina

Muchos de los casos de diabetes en niños llevan un tratamiento con multidosis de insulina, lo que significa que deben inyectarse varias veces al día, incluyendo horas de escuela. Para esto, entre más crecen tus hijos, más deben saber sobre su dosis, como inyectarla y cuando.

En un principio, enséñales a buscar signos de azúcar baja o alta, y qué hacer en ese momento.

Lo más lógico es que le avisen a sus maestros o encargados en la escuela, pero entre más sepan, más control pueden tener sobre su condición.

Ser distinto está bien

Una de las cosas más frustrantes de estar enfermo es ser distinto. Para un niño el no poder comer todos los dulces que sus compañeros comen en Halloween, o no poder comer hamburguesas y patatas fritas, o tal vez no poder celebrar su cumpleaños con un pastel, es difícil de entender y puede volverlos infelices.

Lo más importante desde el primer momento de diagnóstico es mostrarle a tus hijos que el ser distinto no es malo. Tal vez signifique que le enseñes con programas de televisión, cuentos, o ejemplos reales, que aquellos que son distintos son igual de importantes a los demás. Algunas veces contarles a los niños sobre los vegetarianos, alérgicos, y demás, para demostrarles que no están solos y que todos son diferentes de alguna forma.

El ejercicio es divertido

Cuidar a los niños de subir de peso es fundamental en mantenerlos sanos, por eso, el deporte debe ser parte diaria de su vida. Muchos niños hoy en día no se despegan de sus aparatos electrónicos, pero si les enseñas a hacer ejercicio de forma divertida aprenderán a incorporarlo de manera natural.

Desde chicos dales la oportunidad de jugar fútbol, baloncesto, voleibol, o a hacer natación y correr.

Si de verdad quieres que tus hijos sean activos, intenta sacar algo de tiempo para hacer ejercicio con ellos, tal vez jugando en el parque, o yendo a partidos competitivos.

En todo caso, cuando se es diabético, la actividad física es necesaria para mantenerse sano.

Involúcralos en la cocina

El número de carbohidratos, la cantidad de azúcar, de sal, y de grasas, son solo algunas de las cualidades claves de la dieta de un diabético. Sin embargo, para un niño la cocina y la comida son cosas fuera de contexto; muchas veces ellos solo quieren lo que está de moda en su escuela o lo que les sabe bien.

Para romper con la tristeza de no poder comer todo lo que quieren, pero también para empoderarlos de su dieta, involucrar a tus hijos en la cocina es una buena idea.

Siéntate a planear menús, organiza tareas de cocina, y enséñales a preparar sus comidas.

Estos son solo algunos consejos para ayudar a tus hijos a mantenerse sanos y felices a pesar de su diabetes. Recuerda que la actividad, el refuerzo de autoestima y la dieta hacen parte de su manejo.

No huyas del ejercicio, en Nutrición Sin Más podrás encontrar los beneficios de practicar deporte de forma regular y concienciarte de una vez por todas. Y no le huyas al tema de la diabetes, entre más sepan tus niños, mejor.

No comments yet.

Deja tu comentario