Comer: ¿Una adicción? (I de III)

adicto-a-la-comida - ComerPrácticamente todos los placeres como la belleza, la música, el sexo y hasta el ejercicio físico, se asocian con la producción elevada de dopamina (sustancia que se produce en el cerebro cuando experimentamos placer), lo mismo ocurre cuando consumimos una comida rica en grasas y azucares.

Aunque el comer es placentero, consumir un exceso de calorías se asocia a sobrepeso, y este a la obesidad. Mas del 15% de la población mundial tiene exceso de peso, de acuerdo a su edad y a sus dimensiones corporales, de ese grupo una parte importante padece de obesidad mórbida, que es una condición que casi siempre se asocia o facilita la aparición y el desarrollo de enfermedades, como la hipertensión y la diabetes.

La Dra. Aurelia Suero, médico nutrióloga y acupunturista, quien ha escrito conmigo estas entregas para la revista NutritivaH afirma que “El consumo desmedido en la cantidad de comida, puede responder a una urgencia fisiológica, a una enfermedad orgánica que hay que investigar o a un desorden mental mayor como la Bulimia Nerviosa, o asuntos culturales, mañas o caprichos pasajeros”.

[box type=»tick» border=»full» icon=»none»]

También puedes leer:   Comer: ¿Una adicción? (II de III)

Se cree que en el cerebro hay vías comunes que son las responsables de la sensación de placer que produce el consumo de alimentos y el uso de drogas. Por ejemplo, estudios realizados en ratas de laboratorios muestran que el consumo excesivo y repetido de azúcar puede sensibilizar los receptores cerebrales de la dopamina, de un modo similar a lo que ocurre cuando se consume cocaína.

[/box]

Estudios realizados en personas mediante técnicas que permiten ver imágenes de la estructura y funcionamiento del cerebro, demuestran que también existen similitudes entre las respuestas de nuestro organismo frente a una comida apetitosa y el abuso de drogas, porque la liberación de dopamina ocurre en las mismas estructuras íntimas del cerebro (neurotransmisión y neurorecepcion).

[box type=»alert» border=»full» icon=»none»]

¿Qué es el Trastorno de Alimentación Compulsiva?

Es un desorden muy común en la población que fue reconocido por la Asociación de Psiquiatras de los Estados Unidos (APA) en 1994 en su Manual de Clasificación de los Quebrantos Mentales (DSM-IV).

También puedes leer:   ¿El azúcar es más dañina que la sal para las personas hipertensas?

[/box]

Esta condición afecta a cualquier persona sin importar edad, sexo o condición socio económica, incluso puede ser una persona delgada, normal o gordita. Tiene sus orígenes en condicionantes genéticas y biológicas, implicando a los sistemas digestivo, endocrino y nervioso. A esto se añaden los hábitos culturales y domésticos que se van aprendiendo desde la temprana infancia.

En la disponibilidad de alimentos, en la oferta, en la preparación de los nutrientes, en el mercadeo en los medios de comunicación y en todos los hábitos se combinan con los stressores el hábito de beber, fumar, comer, etc.

[box type=»alert» border=»full» icon=»none»]

¿Qué tan frecuente es?

Entre el 2 y el 5% de la población general presenta alguna variedad de ingesta compulsiva. En términos de género, las damas aventajan a los caballeros en proporción de frecuencia en el orden de 3.5% contra 2%.

También puedes leer:   La malnutrición

[/box]

El Trastorno de Alimentación Compulsiva se encuentra en un 30% de las personas que están siguiendo un programa de control de peso bajo supervisión médica. NO todos los obesos son comedores compulsivos y NO todos los comedores compulsivos son obesos.

La Dra. Aurelia Suero y un servidor, les invitamos a leer las tres entregas de este interesantísimo tema.

Artículos recomendados:

Dejar un comentario

Ir arriba